KLOSE Y GABRIEL

Sí, me gusta el football, fútbol, balompié.

Y sí, me molesta mucho cuando los jugadores hacen cuento, simulan, exageran, engañan… sean del equipo que sean, incluido el “mío”.

Muchas veces, y más todavía recientemente, he pensado cuánto me gustaría que los jugadores que admiro por su humildad y habilidad, se ganasen también mi admiración por su honestidad. Cómo me gustaría que cuando hay un penalti con error del árbitro, o una falta o tarjeta “beneficiosa” para el contrario, pero inmerecida por equivocada, el implicado le dijera al árbitro disimuladamente, “oye, que te has equivocado. Gracias, pero no, gracias”. Y nunca lo veo. Y siempre, en cada partido, hasta cuando el error beneficia a quien quiero que gane, imagino el placer y satisfacción que me produciría que los jugadores de “mi” equipo lo hicieran. Que orgullo, ganando o perdiendo el partido, poder salir de un campo, como jugador o como aficionado, sabiendo que no has permitido que un error te beneficie.

Pero no ocurre. Es una de las pocas frustraciones que recibo de “mi” equipo. Y también es una frustración como ser humano. Porque cuando alguien engaña o decide no aprovechar un engaño, nos salpica o nos limpia un poco a todos.

Así hasta el otro día. De pronto descubro que hay un jugador de élite, un futbolista de primera que es diferente, alguien que es normal. Porque lo normal quiero pensar que es ser honesto. Ojo con confundir lo normal con lo habitual. Klose, su comportamiento en un partido reciente, no es nada habitual, pero me parece lo normal.

Resulta que el amigo Klose, que no es que haya jugado poco o en equipos mediocres hasta ahora, (puedes ver aquí su historial http://es.wikipedia.org/wiki/Miroslav_Klose), el otro día marcó un gol con la mano. No sé si lo hizo a propósito, instintivamente o directamente la pelota le dio en la mano, rebotó y entró. Lo que sé es que cuando el árbitro DESPUÉS DE HABER CONCEDIDO EL GOL, le preguntó, él contestó la verdad. El gol fue anulado, su equipo pasó de ganar 0-1 a terminar perdiendo 3-0, sus compañeros le miraban un poco raro, y al escuchar la noticia me emocioné y me sentí orgulloso. Bueno, y algo envidioso de que sea jugador de otro equipo. Gracias Klose. (aquí puedes ver la noticia http://playfutbol.infobae.com/notas/672755-Klose-anoto-con-la-mano-y-pidio-que-lo-anularan-su-equipo-perdio-3-0.html )

Que gran vendedor haría si cambiase de sector. Quizá perdería algunas ventas, pero ganaría tanta admiración y tanta publicidad gratuita fruto del boca a boca que se forraría. Y lo que es más importante, ¡qué bien que se sentiría y haría sentir a sus compañeros cuando conociesen su ejemplo de honestidad! Si, porque para los escépticos que estén leyendo esto, Klose es reincidente. No es su primera vez. Mira aquí http://www.estadiosports.com/430/011a.html lo que pasó en 2005 en otro partido. El árbitro pitó penalti y expulsión del portero, algo muy “beneficioso” como rival. Klose le dijo al árbitro que la falta había sido fuera del área, así que ni penalti ni expulsión. Se puede SER así, no es solamente que alguien se haya comportado de este modo.

Sí, me parece un buen ejemplo para vendedores y para personas en general. Todo el mundo se piensa que en su sector u oficio es habitual y necesario lo que algunos llaman las “mentiras piadosas”, mentirijillas o maquillaje de la realidad. Pues bueno, a costa incluso de perder, en un sector tan tramposo como el fútbol, ser honesto proporciona satisfacción, granjea admiración, y hasta se premia con dos “Fair Play” de la Federación Alemana de Fútbol. Gracias Klose.

¿Y Gabriel? Gabriel también va de fútbol. De fútbol sin pies.

Cuando más cerca estás de la autocompasión por las minucias personales y profesionales que te pueden estar aquejando o amenazando, la realidad te golpea como si te diesen un pelotazo en la cara y te despierta.

Mira lo que quería Gabriel hace unos meses http://www.as.com/futbol/articulo/gabriel-nino-pies-quiere-ser/20120829dasdaiftb_18/Tes

Y ahora mira lo que hace Gabriel SIN PIES http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/gabriel-nino-juega-futbol-sin-pies/1515177/

Y como ha cumplido su sueño y, de paso, conocido a otro ejemplo de superación, Abidal http://www.sport.es/es/noticias/barca/gabriel-divierte-con-messi-entrenamiento-del-barca-2233323

Pero lo que me ha gustado, y emocionado de nuevo, es ver que mayores dificultades que las de, casi seguro, cualquiera de los que estamos leyendo (o escribiendo) esto, dan como resultado, no solo menos queja y autocompasión, sino mucho más logro e inspiración.

Gracias Gabriel.

¡Estos sí que viven con pasión!