EMPEZANDO BIEN 2012

No, no me he equivocado de día. Sé que faltan casi 50 días. Pero es que el momento de empezar bien el año próximo es ahora.

Si. Difícilmente empezaremos bien 2012 si no tenemos en cuenta ahora lo que nos hará falta entonces y ya nos hace falta ahora.

Ya sabes, las casualidades no existen. En todo caso hay sincronización.

Llevo semanas “tropezando” con fragmentos de lo que necesitamos para empezar (y acabar) bien 2012.

El primero es un recorte de la contra de La Vanguardia del 9 de Septiembre. Lo que pensamos varía nuestra biología. Como dice el periodista en el perfil del entrevistado, no se trata de un gurú de las seudociencias, Lipton impartía clases de Biología Celular en la Universidad de Wisconsin y más tarde llevó a cabo estudios pioneros de epigenética en la facultad de Medicina de la Universidad de Stanford que le llevaron al convencimiento de que nuestro cuerpo puede cambiar si reeducamos nuestras creencias y percepciones limitadoras. (Él mismo explica que la epigenética es lo que va por encima, más allá de la genética).

Así que el amigo Bruce Lipton sabe de qué está hablando cuando se refiere a nuestra biología.

¿Y qué dice al respecto?

Dice que “cambiar la forma en que percibimos el mundo es cambiar nuestra biología”. Dice también que “según el entorno y la manera en que respondes al mundo, un gen puede crear 30.000 variaciones diferentes”. Y según él, “el ADN está controlado por señales que vienen de desde fuera de la célula, incluyendo mensajes energéticos de nuestros propios pensamientos, tanto los positivos como los negativos”.

Y por si todo eso fuera poco, añade: “La química que provocan la alegría y el amor hacen que nuestras células crezcan, y la química que provoca el temor hace que las células mueran. Los pensamientos positivos son un imperativo biológico para una vida feliz y saludable”. “Si cambiamos las percepciones que tenemos en el subconsciente, cambiará nuestra realidad, y lo he comprobado mediante numerosos experimentos. Al reprogramar las creencias y las percepciones que tenemos de cómo son la felicidad, la paz, la abundancia, podemos conquistarlas”.

Vamos, que si queremos tener un buen año, más vale que comencemos a pensar en positivo acerca de ese nuevo año y que comencemos a rediseñar nuestra forma de pensar para que así estemos más felices y más sanos.

Y luego sale Emilio Duró y nos cuenta cómo podemos influir, según investigaciones recientes, en nuestro propio futuro a través de pensar reiteradamente en aquello que deseamos conseguir. Tampoco es que sea nuevo, los deportistas llevan mucho tiempo diciendo que visualizar lo que van a hacer les permite lograrlo. Pero ahora hay estudios que lo respaldan. (Por cierto, puedes disfrutar de algunas de las entrevistas a Emilio Duró en youtube, solo tienes que escribir su nombre en Google).

Así que el plan está claro. Lo que tenemos que hacer es mentalizarnos y aplicar desde ya estas máximas, de manera  que dentro de dos meses estemos aprovechando el impulso de todo nuevo comienzo con los pensamientos positivos que nos harán tener más resultados en nuestra vida y en nuestra carrera. Y si, digo harán porque estoy convencido de que es lo que vamos a hacer. Desde hoy, desde este momento.

Decía Henry Ford “busco a muchos hombres que tengan una capacidad infinita para no saber lo que no es posible hacer”. Seguramente, en este momento en el que hay tanta información que permite “saberlo” casi todo, nos irá bien una buena dosis de esa “ignorancia” o desconocimiento. En esa búsqueda, me propongo encontrarme y, aunque el buscaba a muchos, me conformaré con unos pocos que “no sepan” pero sean apasionados.

¡Vamos a por 2012 desde ahora!