AMOR, OFICIO Y PASIÓN

De vez en cuando, alguien trasciende a su persona, a su sector y a su entorno natural y es capaz de compartir lecciones y reflexiones universales inspirando con ello a cualquiera y a todos los que le escuchan.

Vamos a jugar a un juego. Te invito a que leas lo que sigue sin pensar en nada más que en lo que pone. Luego profundizamos en ello. Si no eres vendedor, cambia un par de palabras (yo ya lo he hecho) y adapta el texto a tu oficio.

…os hablaré con lo que siento. Fui elegido. Cualquier otro podría haber sido el elegido para este trabajo pero me eligieron a mí. El mérito es de los que me eligieron… Creí que era una muy buena forma de enfrentar mi profesión. La mejor.

No nos podemos quejar, ha ido muy bien, pero sé que para poder transmitir todos estos conocimientos a mi equipo, yo también los he aprendido, no me pertenecen a mí. Pertenecen a todos los maestros que he tenido. A todos. A unos más que a otros, evidentemente, pero todos me han aportado algo. Todos los compañeros que he tenido y a los que ahora tengo la suerte de dirigir. De todos ellos he aprendido

Vivo mi profesión de esta manera. Solo hay una cosa que me imputo. Amo mi oficio. Tengo pasión por mi oficio. Creedme, lo adoro. Lo adoraba cuando comencé en ello,  lo adoro cuando practico, lo adoro cuando hablo de ello, lo adoro cuando estoy con gente discutiendo de esto o aquello.

Al final todo se reduce a instantes. En cada una de nuestras profesiones, de nuestros oficios todo acaba en un instante. En los trabajos que tenemos siempre hay un momento que nos da gozo, que lo disfrutamos

Antes de cada visita, me encierro unas dos horas con la información que tengo de lo que me voy a encontrar. Cojo papel, bolígrafo, la información que tengo y me pongo a estudiar lo que tengo de aquel al que me enfrentaré. Y anoto esto… aquello… hacen esto bien… tiene este punto flaco o necesidad… mejor abordarlo por ahí…

Y llega un momento fantástico, el que da sentido a esta profesión, creedme que me dedico a esto por ese instante. Todo lo demás es un añadido que uno evidentemente lo tiene que afrontar, me imagino que el presidente del país hay momentos que los disfruta y otros en los que tiene que hacer las cosas por protocolo. Seguro. Pues hay este momento máximo de satisfacción cuando te das cuenta, a veces dura un minuto, otras dos, a veces has tenido que estudiar dos situaciones anteriores del cliente, llega un momento que dices: ya lo tenemos. Le vendo. No sabes por qué. Hay una imagen, unas cosas que hacen que te des cuenta de que en la próxima visita le vendes.

Esto no quiere decir que tenga la fórmula mágica, no. Siempre lo he pensado y hay veces que no he vendido. Por lo tanto toda esta teoría se vendría abajo. Pero lo digo por la pasión que siento por mi oficio, que imagino que es la que tienen todos por sus profesiones, médicos, panaderas, profesores de escuela, albañiles, doctores, cualquiera tiene un momento en su oficio. Y yo reivindico el amor por este oficio. Amo mi trabajo por este instante… a veces sale o no sale, pero ese momento es el que da sentido a mi profesión. Me diréis, ¿es suficiente? ¿Es poco? Es el mío. Es lo que me corresponde. Es de esta pasión que no se de dónde la he cogido. No sé de dónde me viene. Pero tengo esta pasión. Y la tengo ahora como la tenía cuando era pequeño. Este instante mágico, esta historia que te sale de dentro es lo que da sentido a mi profesión. ¿Y de dónde me ha venido? Ya os lo he dicho, no lo sé, pero me ha ayudado muchísimo

…He aprendido lo que es ganar y celebrarlo con moderación. He aprendido lo que es perder, que hace mal de verdad, pero que ese perder te hace aprender a levantarte y a valorar lo que es después ganarhe aprendido que los reproches y las excusas no sirven absolutamente para nada. Que cuando pierdes es responsabilidad tuya. Que cuando las cosas no funcionan es responsabilidad tuya.

…Si no hubiese ganado tanto estaría igual de orgulloso por cómo nos hemos esforzado para que las cosas funcionasen y se pudiese estar orgulloso de nosotros…

…no quiero ser ejemplo de nada, solo quiero hacer mi oficio, el oficio que tanto amo, lo mejor posible. Procuro que la gente, en todo lo que hago, me pueda ver con esta pasión que a veces pueden ver en mi mirada, en mi tono de voz, con mi gesticulación de brazos, solo espero que la gente pueda ver esta pasión y poder darles a los que están a mi alrededor o puedan sentir esto que yo siento.

No olvidéis nunca que si nos levantamos bien temprano, pero muy temprano, muy temprano, muy temprano, y no hay reproches ni hay excusas, y nos ponemos a trabajar, somos… imparables. Creedme que somos imparables.

Alguno sabe de dónde lo he sacado. No es mío, aunque me siento identificadísimo con el contenido y con el espíritu, al margen de preferencias y futbolitis. Si quieres disfrutarlo en versión original, sin adaptaciones, usa este vínculo (hasta con subtítulos). Dura solo 10 minutos (eso si eres capaz de verlo solo una vez). Vale la pena, míralo y escúchalo y luego continuamos. http://www.youtube.com/watch?v=oVuZwBGlpRc

Ahora aprovechemos la oportunidad y analicemos un poco lo que comparten con nosotros. Seamos del equipo que seamos, y trabajemos en lo que trabajemos, hay lecciones muy útiles para nosotros, especialmente como vendedores.

¿Es acorde lo que dice con su expresión corporal, su tono de voz, su expresión facial? ¿Usa las pausas? ¿Es espontáneo? ¿Se había preparado? ¿Capta? ¿Engancha? ¿Llega, independientemente de tu trasfondo (profesión, gustos, nivel cultural, etc)? ¿ME SERÍA ÚTIL A MÍ, EN MI TRABAJO, PENSAR, SENTIR ASÍ? ¿Mis respuestas a esas preguntas? Si. Si. Si. Si. Si. Si. Si. Si. Si. Si.

Es fácil caer en el error de pensar que se expresa así porque las cosas van como van, pero cualquier conocedor del rendimiento humano, del crecimiento para el éxito, te dirá que las cosas van como van porque se siente y se expresa así cada día.

Hay muchas cosas que transmite el discurso de Guardiola y que nos irá bien aplicarnos: humildad, agradecimiento, pasión, responsabilidad, ilusión…

Olvida el fútbol. Piensa solo en algo tan básico como el oficio, el que sea, el nuestro. ¿Cómo no nos va a ayudar amarlo y dedicarle tiempo para hacerlo excelentemente bien y disfrutar de nuestro momento cuando vemos cómo le vamos a entrar al cliente para ganar la venta? Por cierto, no la ganamos sobre o frente a él (el cliente), ni siquiera sobre o frente a la competencia. Ganamos la venta sobre o frente a nosotros mismos.

No sé cuánto habrás sacado del discurso de Guardiola al recibir el homenaje del Parlamento Catalán. Por mi parte, doy testimonio de que me puso los pelos de punta al escucharlo en directo por la radio. Me los puso después al escuchar de nuevo fragmentos, me emocionó cuando pude verlo en Internet, y sigue impactándome varios días después por lo que representa para cualquier profesional que desee de verdad hacer carrera en su oficio. Carrera, Profesión y Oficio. Tres palabras que deberían ir juntas siempre.

Ama tu oficio con pasión. Seguro que saldrá a cuenta y lo disfrutarás mucho más.