385 MILLONES

¿Qué hace que alguien se levante por la mañana y trabaje al día siguiente de ganar €385 millones MÁS? Desde luego, no creo que sea el dinero.

Somos animales de costumbres, ¿verdad? Así que seguramente lo que hace que alguien se levante para trabajar después de ganar €385 millones MÁS debe ser lo mismo que le ha hecho llegar hasta ese punto. Y seguro que no ha sido fácil. La lotería no te toca cada mañana.

Pues con esto en mente comparto la filosofía de este ser humano.

Se trata de una persona que asistió menos de 2 años a la universidad, de ellos solo 6 meses a las materias que tenía asignadas. Luego se dedicó a asistir solo a aquellas que le llamaban la atención, aquellas por las que sentía pasión. Para ello dormía en el suelo de habitaciones de amigos, recogía latas de refresco para cobrar los 5 céntimos del reciclaje y para obtener una comida digna a la semana caminaba 10 km hasta un comedor benéfico. O sea, que aunque no era estudiante modélico, se esforzaba por aquello que realmente sí que le interesaba.

Muchas de las cosas que aprendió en esos meses, aquello que le apasionaba y a lo que dedicaba tiempo y esfuerzo, y que en ese momento parecían totalmente inútiles, después de 10 años transformaron su vida y las de millones de personas en todo el mundo. En ese momento era imposible verlo, pero aquello le permitió después crear el Mac, el ordenador más admirado y copiado del mundo. Seguir su pasión le permitió alcanzar un sueño que todavía no tenía. Y eso era imposible de ver entonces.

Si, se trata de Steve Jobs, el creador del ordenador y del imperio empresarial Apple. Despedido, con 30 años, de su propia empresa. Tenía ideas diferentes que las del director general que él mismo había contratado y el resto del consejo de administración.

Y ¿qué cree Steve Jobs que fue esa experiencia? Según él le abrió las puertas, dolorosamente, al periodo más creativo de su vida. “El peso del éxito, fue reemplazado por la ligereza de ser un principiante”. Creó NeXT y Pixar (Toy Story). Cuando Apple compró NeXT y Steve Jobs volvió a Apple, se cerró (por ahora) el círculo al aportarle a Apple la tecnología que la ha vuelto a situar en la vanguardia del sector. “A veces la vida te golpea en la cabeza con un ladrillo. No pierdas la fe. Estoy convencido de que lo único que me mantuvo en marcha fue mi amor por lo que hacía”. Siguiendo con esa idea, “la única manera de estar satisfecho es hacer lo que consideres un gran trabajo, y la manera de hacer un gran trabajo, es amar lo que haces”.

Bueno, aquí tenemos unas cuantas pistas, ¿verdad? Parece que pueden sernos útiles a los que no hemos ganado €385 millones en dos meses (ni en dos años).

Estamos en medio de una época en la que el ladrillo (o la falta de él), entre otras cosas, nos está golpeando con fuerza. Los vendedores se plantean algunas mañanas si les valdrá la pena salir a hacer su trabajo, si tiene sentido recorrer la distancia hasta ese cliente que solo compra una vez al año, si habrá algún provecho en luchar contra este contratiempo.

Pues bien, directamente desde el discurso del hombre de los €385M, si, la pasión y el hábito acaban por enriquecer al monje. Y no me refiero solamente en Euros. Me refiero a que en el camino del esfuerzo y de la persecución y disfrute de sus pasiones, alguien como Steve Jobs se ha enriquecido como persona. Y eso es algo que no tiene precio.

Desde luego que un vendedor tiene que tener amor por lo que hace. Así es como lo que hace le saldrá de maravilla y obtendrá excelentes resultados.  Y claro que se va a encontrar con desafíos profesionales y dudas vocacionales. Pero poniendo toda su pasión y conocimiento en su trabajo, podrá alcanzar sus objetivos económicos y de éxito profesional.

Pero bueno, ya que estamos con Jobs, hay un nuevo episodio en su vida que nos puede ayudar a todos.

Le diagnosticaron cáncer de páncreas. Finalmente era operable (muy poco habitual) y lo ha superado. Pero esa experiencia, esa cercanía a la muerte (le dieron 3 meses de vida) le ha hecho aprender alguna lección nueva. La certeza de la muerte te hace valorar más lo auténticamente importante de la vida. Su mensaje, el de Steve Jobs, el hombre de los €385 millones MÁS, es “sigue hambriento, sigue alocado”.

Mantén la pasión por la vida, por tu trabajo,  por tus sueños y objetivos. Si hace falta revísalos, pero no los abandones ni pierdas el amor por todo ello. Ahora más que nunca. Vale la pena, con o sin los €385M. Si al 43º hombre más rico del mundo (más de 5.000 millones de dólares) le funciona, no me atrevería a discutir con él.